24

jun 2012

Yukoon 2012. Algunos antecedentes

El río Porcupine serpentea por una de las zonas más salvajes y aisladas del continente americano, en sus recorrido es difícil encontrarse con otros seres humanos exceptuando el mes de agosto, cuando el salmón llega a sus aguas y sus orillas se pueblan de pescadores indios.

A este lugar tan salvaje se dirigió Walter Bonatti a mediados de la década de los sesenta. Bonatti recorría el río Porcupine a bordo de una canoa roja construida a mano por dos canoeros de Whitehorse. Buscaba una naturaleza virgen y llena de vida, así como material para un artículo en la revista en la que trabajaba. Pasó treinta días navegando entre este río y parte del Yukón y de ese viaje nació un artículo para Epoca, la revista italiana.

En España se publicó en el suplemento del ABC Blanco y Negro, en el número de junio de 1966. Es un artículo con poco texto y muchas fotos que muestran al antiguo alpinista vestido como un marciano embutido en una chaqueta mosquitera y con aspecto de astronauta. Con un rifle en una mano y la cámara de fotos en la otra.

Bonatti cuenta que no encontró a nadie en los treinta días que duró su periplo exceptuando una pareja de indios pescando a orillas del río Yukón. Se cruzó con osos, alces gigantes y otra fauna menos amenazante. En este link se puede leer el artículo y ver sus fotos, una joya del siempre adelantado a su tiempo:

http://hemeroteca.abc.es/nav/Navigate.exe/hemeroteca/madrid/blanco.y.negro/1966/06/18/021.html

Lástima la falta de precisión en el relato de la aventura: mapas, lugares de inicio y fin y otros detalles técnicos.





    Últimas entradas

    23 marzo 2017
    Blog El Explorador (El tiempo hoy): Un encuentro esperado: los cien 'lobitos' marinos jugando en la playa de Sally Rocks

    Uno de mis lugares preferidos de los que se encuentran en las inmediaciones de la base antártica donde trabajo es la playa de Sally Rocks. Hasta ella se puede llegar con moto de nieve o con zódiac en menos de una hora desde nuestra base. He ido multitud de veces durante los nueve años que llevo trabajando aquí pero ayer nos encontramos con algo que nunca antes habíamos visto.

    16 marzo 2017
    Blog El Explorador( El Tiempo Hoy): ¡Peligro, grietas! Así protejo cada día la vida de los científicos españoles en la Antártida

    Llegué a la Antártida, aunque esta vez crucé el canal de Drake en menos de tres horas a bordo de un cómodo avión. Nada más llegar a la isla de Rey Jorge nos recibió el viento frío de un día gris con algo de llovizna. Tras un paseo hasta la playa, unas zódiacs nos llevaron a bordo del buque Hespérides, por fin secos y calientes.

    10 marzo 2017
    Blog El Explorador (El Tiempo Hoy): ¡A bordo del barco de Darwin!

    En el camino hacia mi lugar de trabajo, en la Antártida, he de hacer unos días de escala y espera en la ciudad de Punta Arenas. Son ya muchos los años que he pasado por aquí y le he cogido un cariño especial a esta ciudad que, no sé muy bien porqué, llaman la perla de Magallanes.

    28 febrero 2017
    Blog El Explorador (El Tiempo Hoy): Tardo 4 aviones, 2 autobuses, 3 barcos y 7 días en llegar a mi oficina en la Antártida

    Hay gente que tarda pocos minutos en llegar a su lugar de trabajo. Otros tienen que coger el coche, el tren o el autobús y tardan mucho más. Incluso horas. Yo empleo, en el mejor de los casos, una semana. En total mi viaje hasta la base antártica Juan Carlos I donde trabajo me supone coger un taxi, cuatro aviones, dos autobuses, un barco y un par des zódiacs. Con ello, y en siete días aproximadamente, llego a mi oficina.

    13 febrero 2017
    Blog El Explorador( El tiempo Hoy): Los vecinos en la Antártida: la importancia de un amigo y un balón de fútbol en el frío

    Aunque vivamos en una isla en la Antártida llena de hielo y separada cientos de kilómetros de tierra firme, tenemos vecinos. En la isla que estamos, llamada Livingston, existen más bases de otros países. Algunas son solo pequeños campamentos o refugios, como los de 'Cabo Shirreff' o la península Byers. Allí pasan los meses de verano algunos investigadores americanos o chilenos, pero apenas tenemos contacto con ellos puesto que su aproximación es compleja.