26

oct 2016

Estética del Polo Norte. Michel Onfray

Mi madre me guarda todos los libros que llegan a su librería que incluyan las palabras ártico, polar, norte o expedición. Por lo general, cuando llego y los reviso, suelen ser obras que conozco. Pero siempre hay sorpresas, como con Estética del Polo Norte de Michel Onfry, que edita con cariño Gallo Nero. En la portada aparece un inuit comiéndose lo que parece ser un trozo de foca, tiene la boca y las manos llenas de sangre. Es una foto rara, curiosa para la portada de un libro que refleja mucha más cotidianeidad de lo que parece. El libro no es muy extenso y el título inquietante. Al conocer al autor, el libro es más inquietante todavía. Michel Onfray es filosofo, uno de los más importantes de la actualidad. No es explorador polar, ni antropólogo, ni científico. Cuando tenía diez años ayudaba a su padre, que jamás había salido de su terruño, a trabajar en el campo y le preguntó a qué rincón del mundo le gustaría viajar si le fuese posible. El padre contestó que al polo norte. El libro es, en parte, la crónica de ese viaje, realizado junto a su padre muchos años después. En él cuenta sus reflexiones. Reflexiona sobre el frío, sobre la piedra y sobre el tiempo. También muestra el lado terrible del Norte, el alcohol, las sombras, el destino de los inuits. Es un libro denso y diferente al resto de literatura polar, una mezcla de libro de viajes y ensayo filosófico. Para leer con tiempo y disfrutar cada frase. Este año lo releeré en la Antártida, rodeado de hielo y frío.

 

Cómprenlo en la Modesta Librería (o en otra librería de barrio si no viven por Madrid) y lean el gran librito de ciento ochenta pequeñas páginas que habla sobre el frío. No se arrepentirán.

Estética del Polo Norte

Michel Onfray

Editorial Gallo Nero

175 páginas.





    Últimas entradas

    23 marzo 2017
    Blog El Explorador (El tiempo hoy): Un encuentro esperado: los cien 'lobitos' marinos jugando en la playa de Sally Rocks

    Uno de mis lugares preferidos de los que se encuentran en las inmediaciones de la base antártica donde trabajo es la playa de Sally Rocks. Hasta ella se puede llegar con moto de nieve o con zódiac en menos de una hora desde nuestra base. He ido multitud de veces durante los nueve años que llevo trabajando aquí pero ayer nos encontramos con algo que nunca antes habíamos visto.

    16 marzo 2017
    Blog El Explorador( El Tiempo Hoy): ¡Peligro, grietas! Así protejo cada día la vida de los científicos españoles en la Antártida

    Llegué a la Antártida, aunque esta vez crucé el canal de Drake en menos de tres horas a bordo de un cómodo avión. Nada más llegar a la isla de Rey Jorge nos recibió el viento frío de un día gris con algo de llovizna. Tras un paseo hasta la playa, unas zódiacs nos llevaron a bordo del buque Hespérides, por fin secos y calientes.

    10 marzo 2017
    Blog El Explorador (El Tiempo Hoy): ¡A bordo del barco de Darwin!

    En el camino hacia mi lugar de trabajo, en la Antártida, he de hacer unos días de escala y espera en la ciudad de Punta Arenas. Son ya muchos los años que he pasado por aquí y le he cogido un cariño especial a esta ciudad que, no sé muy bien porqué, llaman la perla de Magallanes.

    28 febrero 2017
    Blog El Explorador (El Tiempo Hoy): Tardo 4 aviones, 2 autobuses, 3 barcos y 7 días en llegar a mi oficina en la Antártida

    Hay gente que tarda pocos minutos en llegar a su lugar de trabajo. Otros tienen que coger el coche, el tren o el autobús y tardan mucho más. Incluso horas. Yo empleo, en el mejor de los casos, una semana. En total mi viaje hasta la base antártica Juan Carlos I donde trabajo me supone coger un taxi, cuatro aviones, dos autobuses, un barco y un par des zódiacs. Con ello, y en siete días aproximadamente, llego a mi oficina.

    13 febrero 2017
    Blog El Explorador( El tiempo Hoy): Los vecinos en la Antártida: la importancia de un amigo y un balón de fútbol en el frío

    Aunque vivamos en una isla en la Antártida llena de hielo y separada cientos de kilómetros de tierra firme, tenemos vecinos. En la isla que estamos, llamada Livingston, existen más bases de otros países. Algunas son solo pequeños campamentos o refugios, como los de 'Cabo Shirreff' o la península Byers. Allí pasan los meses de verano algunos investigadores americanos o chilenos, pero apenas tenemos contacto con ellos puesto que su aproximación es compleja.