17

oct 2016

La invención de la naturaleza.

Recuerdo en mis primeros viajes a Sudamérica las continuas referencias a Humboldt. No sólo debido a la gran cantidad de topónimos con su nombre que aparecen en los mapas, ríos, montañas, cordilleras e incluso una corriente, sino hacia la propia persona, hacia un científico que había recorrido el continente hace  ya más de doscientos años. Se decía que Humboldt había subido hasta esa montaña, que había dicho que por ahí pasaba el Ecuador, que se había detenido en tal ciudad o en aquel pequeño pueblo. De vuelta en España el nombre del científico aparecía solo de pasada en el eco de alguna lección de biología mal estudiada en el colegio.

Ahora leo su biografía, escrita por Andrea Wulf y recientemente publicada por Taurus. Dada mi obsesión hacia los libros de viajes lo hago sobretodo interesado por el relato de un científico que viaja por el planeta en los inicios del siglo XIX y me sorprende la actualidad de su visión  y teorías. La reflexión sobre la relación del hombre con la Naturaleza, la capacidad de este por alterarla o destruirla le llega a hablar de aspectos tan actuales como el calentamiento del planeta o la contaminación humana en una Europa que apenas ha salido de la revolución francesa. Se trata de una biografía sobre ciencia  y es al mismo tiempo una descripción de la época ,un libro de aventuras y una inmersión en un personaje fundamental y complejo. Echo de menos un poco más de detalle en ciertas partes y episodios más novelados de una vida tan aventurera pues el libro, en algunos casos, se pierde en la mera enumeración de acontecimientos. Ello, seguramente, convertiría esta biografía en una colección de varios volúmenes, pues la vida de Humboldt da para mucho, cosa que, por otro lado, sería una suerte y una delicia para leer.

En cualquier caso hay que leerlo. La edición está muy cuidada y muchas de sus imágenes son preciosas, lo podéis comprar en la librería Modesta (Madrid) que, además, es de mi madre.

La invencion de la Naturaleza. El nuevo mundo de Alexander Von Humboldt.

Escrito por: Andrea Wulf

Editorial: Taurus

Encuadernación: Tapa Dura

Páginas: 584

 

 





    Últimas entradas

    23 marzo 2017
    Blog El Explorador (El tiempo hoy): Un encuentro esperado: los cien 'lobitos' marinos jugando en la playa de Sally Rocks

    Uno de mis lugares preferidos de los que se encuentran en las inmediaciones de la base antártica donde trabajo es la playa de Sally Rocks. Hasta ella se puede llegar con moto de nieve o con zódiac en menos de una hora desde nuestra base. He ido multitud de veces durante los nueve años que llevo trabajando aquí pero ayer nos encontramos con algo que nunca antes habíamos visto.

    16 marzo 2017
    Blog El Explorador( El Tiempo Hoy): ¡Peligro, grietas! Así protejo cada día la vida de los científicos españoles en la Antártida

    Llegué a la Antártida, aunque esta vez crucé el canal de Drake en menos de tres horas a bordo de un cómodo avión. Nada más llegar a la isla de Rey Jorge nos recibió el viento frío de un día gris con algo de llovizna. Tras un paseo hasta la playa, unas zódiacs nos llevaron a bordo del buque Hespérides, por fin secos y calientes.

    10 marzo 2017
    Blog El Explorador (El Tiempo Hoy): ¡A bordo del barco de Darwin!

    En el camino hacia mi lugar de trabajo, en la Antártida, he de hacer unos días de escala y espera en la ciudad de Punta Arenas. Son ya muchos los años que he pasado por aquí y le he cogido un cariño especial a esta ciudad que, no sé muy bien porqué, llaman la perla de Magallanes.

    28 febrero 2017
    Blog El Explorador (El Tiempo Hoy): Tardo 4 aviones, 2 autobuses, 3 barcos y 7 días en llegar a mi oficina en la Antártida

    Hay gente que tarda pocos minutos en llegar a su lugar de trabajo. Otros tienen que coger el coche, el tren o el autobús y tardan mucho más. Incluso horas. Yo empleo, en el mejor de los casos, una semana. En total mi viaje hasta la base antártica Juan Carlos I donde trabajo me supone coger un taxi, cuatro aviones, dos autobuses, un barco y un par des zódiacs. Con ello, y en siete días aproximadamente, llego a mi oficina.

    13 febrero 2017
    Blog El Explorador( El tiempo Hoy): Los vecinos en la Antártida: la importancia de un amigo y un balón de fútbol en el frío

    Aunque vivamos en una isla en la Antártida llena de hielo y separada cientos de kilómetros de tierra firme, tenemos vecinos. En la isla que estamos, llamada Livingston, existen más bases de otros países. Algunas son solo pequeños campamentos o refugios, como los de 'Cabo Shirreff' o la península Byers. Allí pasan los meses de verano algunos investigadores americanos o chilenos, pero apenas tenemos contacto con ellos puesto que su aproximación es compleja.