04

nov 2016

Primer curso de packraft en Philos

Esta semana Philos ha impartido su primer curso de packraft. Este ha sido de iniciación y estructurado en un  formato de dos días. El curso ha tenido lugar en los alrededores de Madrid y en él hemos tenido la oportunidad de navegar en aguas tranquilas (lago) y descender un río con pequeños rápidos de iniciación.

 

El primer día comenzamos con una sesión teórica donde los alumnos, Queco y Perico, pudieron entrar en contacto con todo el material que emplearían durante el curso. Aprovechamos esas horas que tuvieron lugar al aire libre para resolver todas las dudas acerca del material que los alumnos tenían, así como para contar la historia y la filosofía de estas pequeñas embarcaciones hinchables. Tras la sesión teórica nos dirigimos al lago donde transcurriría el resto de la jornada. Comenzamos el trekking, que nos llevó algo menos de dos horas, hasta el punto de embarque. Revisamos las técnicas gestuales básicas y comenzamos la navegación. Las aguas tranquilas son el mejor escenario para que el alumno se sienta seguro y confiado y en ellas permanecimos remando hasta el anochecer. Con las últimas paladas, prácticamente en la oscuridad, llegamos al punto donde habíamos dejado el coche al inicio de la jornada.

 

Al siguiente día madrugamos para dirigirnos hasta el inicio del trekking que nos llevaría al punto de embarque en el río escogido. Fueron más de dos horas de caminata en un bello paisaje de monte con encinas y robles que nos protegían del sol. Inflamos nuestros packrafts en una pradera verde lamida por la suave corriente e iniciamos el descenso. Este transcurrió intercalando tranquilas pozas con suaves rápidos, perfectos para una aproximación a las aguas bravas. Tras llegar al punto de desembarco volvimos a nuestro vehículo caminando de nuevo bajo las encinas.

 

Este ha sido el primero de una serie de cursos que desarrollaremos durante el transcurso del año. Si estáis interesados en recibir formación específica de packraft no dudéis en escribirme.





    Últimas entradas

    23 marzo 2017
    Blog El Explorador (El tiempo hoy): Un encuentro esperado: los cien 'lobitos' marinos jugando en la playa de Sally Rocks

    Uno de mis lugares preferidos de los que se encuentran en las inmediaciones de la base antártica donde trabajo es la playa de Sally Rocks. Hasta ella se puede llegar con moto de nieve o con zódiac en menos de una hora desde nuestra base. He ido multitud de veces durante los nueve años que llevo trabajando aquí pero ayer nos encontramos con algo que nunca antes habíamos visto.

    16 marzo 2017
    Blog El Explorador( El Tiempo Hoy): ¡Peligro, grietas! Así protejo cada día la vida de los científicos españoles en la Antártida

    Llegué a la Antártida, aunque esta vez crucé el canal de Drake en menos de tres horas a bordo de un cómodo avión. Nada más llegar a la isla de Rey Jorge nos recibió el viento frío de un día gris con algo de llovizna. Tras un paseo hasta la playa, unas zódiacs nos llevaron a bordo del buque Hespérides, por fin secos y calientes.

    10 marzo 2017
    Blog El Explorador (El Tiempo Hoy): ¡A bordo del barco de Darwin!

    En el camino hacia mi lugar de trabajo, en la Antártida, he de hacer unos días de escala y espera en la ciudad de Punta Arenas. Son ya muchos los años que he pasado por aquí y le he cogido un cariño especial a esta ciudad que, no sé muy bien porqué, llaman la perla de Magallanes.

    28 febrero 2017
    Blog El Explorador (El Tiempo Hoy): Tardo 4 aviones, 2 autobuses, 3 barcos y 7 días en llegar a mi oficina en la Antártida

    Hay gente que tarda pocos minutos en llegar a su lugar de trabajo. Otros tienen que coger el coche, el tren o el autobús y tardan mucho más. Incluso horas. Yo empleo, en el mejor de los casos, una semana. En total mi viaje hasta la base antártica Juan Carlos I donde trabajo me supone coger un taxi, cuatro aviones, dos autobuses, un barco y un par des zódiacs. Con ello, y en siete días aproximadamente, llego a mi oficina.

    13 febrero 2017
    Blog El Explorador( El tiempo Hoy): Los vecinos en la Antártida: la importancia de un amigo y un balón de fútbol en el frío

    Aunque vivamos en una isla en la Antártida llena de hielo y separada cientos de kilómetros de tierra firme, tenemos vecinos. En la isla que estamos, llamada Livingston, existen más bases de otros países. Algunas son solo pequeños campamentos o refugios, como los de 'Cabo Shirreff' o la península Byers. Allí pasan los meses de verano algunos investigadores americanos o chilenos, pero apenas tenemos contacto con ellos puesto que su aproximación es compleja.